Expectativa para el 2012

Estoy convencido que este es uno de los mejores años que vamos a vivir en la tierra. Como muchos deben estar concientes, los números en la Palabra de Dios tienen un significado tremendo. El número 12 es el número de órden y gobierno divino. Siento en mi espíritu que este es un año donde nuestro Dios pondrá orden en muchas áreas de nuestras vidas; para esto, necesita hacerlo a través de Su Palabra. Esto significa que para que podamos disfrutar de las bondades y bendiciones de este año en nuestras vidas, necesariamente tendremos que tener de Su Palabra mucho más en nuestro espíritu y viéndose reflejada en cambios en nuestras propias vidas.

Al mismo tiempo, siento que Él va a poner orden en Su Iglesia. Sin embargo, no creo que vaya a ser como muchos pensamos que pondría orden. Si vemos en las Escrituras cuando Jesús entró al templo a poner orden no lo hizo como ninguno de los de aquél entonces estaban pensando que lo haría. Siento que Jesús se ha tomado Su tiempo (kairos) para preparar el instrumento de corrección, pues el juicio debe comenzar primero en la casa.

Debemos estar preparados, pero al mismo tiempo deseosos de que Jesús VERDADERAMENTE entre en Su casa y ponga orden en medio de todo el desorden en que vivimos dentro del cuerpo de Cristo. Ciertamente el apóstol Pablo nos había advertido que serían tiempos peligrosos en los que surgirían doctrinas de demonios con las personas escuchando a espíritus engañadores. Creo que como nunca antes en la historia del hombre estamos viviendo precisamente eso. Hombres y mujeres que se levantan según las propias concupiscencias del hombre, quienes tienen solamente comezón de oír lo que ellos quieren oír, pero realmente hay un hambre por oír la Palabra de Dios.

Con todo esto, gracias a Dios que está escrito en Su Palabra que Él levantará pastores conforme a Su propio corazón. Creo que es el inicio del levantamiento de verdaderos hombres y mujeres que tienen un solo propósito en mente: reivindicar el nombre de Jesús y traer Su reino aquí a la tierra.

Estoy seguro que Él tiene Su remanente en cada rincón de la tierra que ha estado escondido por todo este tiempo, pero llega el kairos de Dios para que sean dados a conocer y Su gloria sea manifestada en la tierra a través de ellos, siendo un reflejo vivo de Cristo Jesús.

El mejor año de nuestras vidas ha llegado…¿estaremos preparados para entrar en todo lo que Él tiene preparado para nosotros? Mi oración es que así sea. “El Espíritu y la Novia dicen: VEN!”